BARRIADA DE BELÉN - IQUITOS - PERÚ

BARRIADA DE BELÉN - IQUITOS - PERÚ
UN MINUTO DE FILOSOFÍA: "NO ME PREOCUPA TANTO LA GENTE MALA, SINO EL SILENCIO DE LA GENTE BUENA" (M. Luther King)

domingo, 18 de febrero de 2018

DEPREDADORES SEXUALES E HIPOCRESIA DE LA SOCIEDAD

Que hay depredadores sexuales nadie lo duda. El problema es situarlos en el ámbito donde ejercen sus despreciables abusos y conductas indignantes. Vamos a desgranar algunos comentarios al respecto.
Para las víctimas las primeras palabras. Ellas son las que se llevan la peor parte, y de por vida. Conozco a mujeres que siguen yendo al psicólogo después de muchos años, aunque su abuso se llevó a cabo en la infancia. Que nunca les falte nuestro apoyo, comprensión y cercanía.
Miren cada vez que salen los ‘curas’ pederastas, me subo a las paredes. También hay otros hombres y mujeres -de iglesia- en la misma situación. Tienen motivos religiosos, más que suficientes, para avergonzarse de por vida por lo que han hecho. Que lo paguen en la cárcel, y durante mucho tiempo, no es suficiente.
Cuando salta la noticia de las redadas de pederastas en las redes, lo primero que me surge es la alegría: ¡Ya era hora! Actúan como auténticos ‘animales’ que se parecen a las cabras. Lo que más me indigna de la noticia son las fotografías de bebés violados. ¿Qué justificaciones tendrán? Que lo paguen en la cárcel, y durante mucho tiempo, no es suficiente.
Los abusos que padecieron artistas, deportistas,… en sus épocas jóvenes, demuestra hasta donde llegan los depredadores, cuando actúan desde el poder y la autoridad. Chapó por las denuncias que hacen y que sigan haciéndolo. Hay que erradicar tanta canallesca. Se supone que tiene criterios éticos. Que lo paguen en la cárcel, y durante mucho tiempo, no es suficiente.
Ahora saltan algunas OENEGES a la palestra, estos impresentables te ‘tocan la moral’ hasta lo más hondo, porque van con sus códigos deontológicos por delante y pasan por buena gente. La sinvergonzonería no tiene límites. Que lo paguen en la cárcel, y durante mucho tiempo, no es suficiente.
Pero lo más indignamente de este asunto nos lo callamos. Aquí radica la hipocresía social que aparece en  el título. Llevo unos 20 años trabajando con Menores en protección. He visto muchas historias trágicas y dramáticas, que te hacen hasta llorar. Si miramos las estadísticas te falta tiempo para ‘rasgarte las vestiduras’. Miren aunque no sea políticamente correcto, afirmo que el problema de los abusos a la infancia, donde se dan con más abundancia, es en la familia. (Padres, abuelos, tíos, primos,…)
Sí, he dicho la familia. Y me aventuro a decir, no con estudios que me avalen, que debido a los abusos recibidos en la infancia hay una disposición y proyección a abusar en el futuro, por parte de los abusados. Es una cadena. Es un problema social, es un asunto que hunde sus raíces en la familia y que debemos sanar.
Por consiguiente, llamemos a las cosas por su nombre y paremos de una vez esta auténtica aberración humana.

domingo, 11 de febrero de 2018

7 PLAGAS QUE MATAN A INOCENTES GRITANDO NUESTRO SILENCIO

Esta semana cumplo 63 años. La verdad, estoy muy agradecido a la vida y a cuantas personas me están acompañando desde mi infancia. En general, no me puedo quejar. Aunque he pasado por malos momentos, también me ayudaron a crecer.
Sin embargo, hay millones de personas que no pueden decir lo mismo sobre sus vidas. De ellas quiero hablar hoy. La muerte de tantos inocentes no nos puede dejar indiferentes. Y mi indigna que sean noticia de los telediarios e informativos, pero sin más trascendencia.
Entiendo que hay 7 plagas que nos tendrían que quitar el sueño, si somos personas decentes. Porque en el siglo XXI, tenemos recursos e instrumentos suficientes para haberlas erradicado. Pero no hay voluntad para ello. Ni en las personas que directamente pueden, ni en las personas que nos quedamos con los brazos cruzados ante tal indigno desastre humanitario. No necesito extenderme mucho en las explicaciones porque las conocemos de sobra. Por eso paso a enumerar las 'plagas':
1ª EL HAMBRE, hoy Manos Unidas celebra su campaña anual, en su empeño de concienciarnos de este asunto, y habla de más de 850 millones de personas que están en esta situación. ¡Qué vergüenza!
2ª LA GUERRA, en la actualidad hay más de 20 guerras activas por todo el planeta y, lamentablemente, en los países más empobrecidos y, siempre, por intereses económicos y esgtratégicos. ¡Mueren tantas personas inocentes!
3ª EL TERRORISMO, me dan igual los motivos que se utilicen y el lugar donde se lleve a cabo, porque los resultados son los mismos, hombres y mujeres; niños y ancianos, destrozados por la barbarie de los terroristas.
4ª EL MALTRATO INTRAFAMILIAR, en el que las mujeres y los niños llevan la peor parte; en todos los países hay un goteo permanente de asesinatos a manos de las propias parejas. Pero el silencio es absoluto, nadie sabía nada. ¡CUÁNTO PODER TIENE EL MACHISMO!
5ª EL ABORTO, miles de fetos no llegan a ser bebés, mueren en el camino, no entro ni en los motivos, ni en los procedimientos para quitar la vida, me quedo en el hecho, por que por más razones que se den no creo que sea la solución.
6ª EL SUICIDIO, es de las muertes más silenciosas, pero las estadísticas están ahí. Si damos por válidos los datos de la OMS, más de 800.000 mil personas, se quitan la vida cada año. Las que más nos llegan son la de adolescentes acosados en sus ámbitos vitales.
7ª ENFERMEDADES INFECCIOSAS, la misma OMS nos sigue dando datos escalofriantes, además de señalar algunas de dicha enfermedades entre las que nombro el SIDA, paludismo, tuberculosis, enfermedades diarreicas,...
La verdad es que lo de 7 es por su carácter simbólico, puesto que  existen más motivos. Me preocupa que ante tanta desgracia y muertes de tantas personas, no hagamos todo lo necesario para tratar de evitarlas. Al menos no lo suficiente. Como decía Manos Unidas en una de sus campañas, puede ocurrir que Nuestra indiferencia nos haga cómplices. Cada vez tengo más la convicción de que mi vida no puede ser ajena a todas estas muertes.

domingo, 4 de febrero de 2018

EL HAMBRE MATA A MÁS PERSONAS QUE TODOS LOS ATENTADOS Y GUERRAS JUNTAS

Sigue habiendo hombres y mujeres a nuestro alrededor que pasan hambre. Aunque me anticipe a Manos Unidas, quiero decir unas palabras sobre el Hambre en el Mundo. Al final adjunto el vídeo de su Camapaña. 

Porque de hambre, hambre, siguen muriéndose hombres y mujeres, niños y niñas, ancianos y ancianas en muchos lugares del mundo, hoy también, y en estos momentos que me estás leyendo... No lo olvidemos nunca: el hambre mata a más gente que todas las guerras juntas, los diversos terrorismos, las drogas,... ¡Y lo demás es literatura!
La verdad sea dicha, a nosotros nos cae muy de lejos todo este asunto del hambre. Como mucho, estos días que se hace la campaña de Manos Unidas, se nos remueve un poquito la conciencia, pero un poquito nada más. No es cuestión de amargarse la vida.
Nuestras neveras seguirán a reventar de comida, mucha de la cual, la tiraremos porque ya está caducada. En este sentido, hay estudios que lo han detectado, nos dicen que cuando vamos al supermercado todo lo que compramos nos parece poco y, además, lo vemos muy necesario, pero luego son tantas las cosas que llevamos que, algunas de ellas, cuando vamos a consumirlas, ya están caducadas y su final... el cubo de basura.
Además tenemos otras preocupaciones más urgentes: seguir dietas, adelgazar, ir al gimnasio o natación para tener una imagen "10", utilizar cosméticos que nos hacen más jóvenes, hacer footing, montar en bicicleta para quitar el colesterol, en fin, para que seguir. El otro día leía en un librro que, en la actualidad, mueren más personas por sobrepeso,
que de hambre.
Aunque también es real que ante el problema del hambre, muchas personas nos preguntamos qué podemos hacer y la verdad que, individualmente, casi nada, -como mucho- nos queda lo testimonial de hacer un día de ayuno y dar donativos a los comedores públicos de nuestras ciudades o a las ONGs que se preocupan y tienen proyectos para paliar el hambre.
Pero, también tenemos otras herramientas que utilizamos muy poco:
  • Crear foros para hablar de este grave problema de la humanidad, informándonos de las causas que lo originan y formándonos para dar respuestas adecuadas.
  • Hacer manifestaciones para seguir concienciando a la población.
  • Exigir a los gobiernos municipales, autonómicos, nacionales,... que cumplan sus compromisos adquiridos para erradicar el hambre en el mundo. (Para salir en la foto cuando se firman los compromisos sí que se ponen elegantes).
  • Educar a nuestros hijos, a nuestros alumnos,... en los valores que contribuyen a una solidaridad fraterna.
  • Participar, durante nuestras vacaciones, en proyectos del Tercer Mundo, que organizan las ONGs, y que tanto contribuyen en la educación, la sanidad, el fomento de la agricultura y la ganadería,...
  • Potenciar iniciativas, campañas, actividades solidarias que además de informar y concienciar contribuyen a que, parte de mi tiempo y de mi persona, lo ponga a disposición de los más desfavorecidos. (Pues, parecería, que esto lo tienen que hacer otras personas).
  • Igual hay que entrar en la "cultura del decrecimiento" para revisar nuestra vida del bienestar, ¡Vaya a ser! que tengamos que ajustarnos un poquito más y dejemos de crecer a otros. ¡Anda que con el tren de vida que llevámos, cuántos seres humanos podrían vivir en otros lugares del planeta!
  • Utilizar con más asiduidad y sin complejos, las nuevas tecnologías que tenemos a nuestra disposición: Internet, redes sociales, prensa escrita, la radio y televisión,... ¡Cuánto nos cuesta y cuánto se puede hacer!
  • En fin, todo lo que se nos ocurra menos quedarse con los brazos cruzados y ser profetas de calamidades, conformándonos con gritar "qué mal está el mundo". (Pero... que lo arreglen otros).
Manos unidas, en una de sus campañas, utilizó un lema que se me quedó muy grabado: "Tu indiferencia te hace cómplice". Igual tengo que recordármelo más a menudo. Me hago eco de la Campaña d este año:

Campaña 59: Comparte lo que importa

Luchar contra el hambre es nuestra misión porque el hambre no es una fatalidad o un destino irreparable para muchas personas. Durante 2018 continuaremos trabajando para poner en común experiencias, iniciativas y propuestas que nos ayuden a vivir la solidaridad.

http://www.manosunidas.org/comparte-lo-que-importa

domingo, 28 de enero de 2018

¿ERES UNA PERSONA PÁCIFICA? ¡YA SABES! LA PAZ EMPIEZA EN TI



Se acerca el día de la no violencia y de la paz. Más que en teorías y buenos deseos hoy me pregunto si soy constructor de la paz, empezando por mi propia realidad personal. Me pregunto qué hay en mi interior que suscita la agresividad hacia mí mismo y hacia los demás. Pero me sigo preguntando si estoy potenciando todo lo que tengo y soy de pacífico y de no violento. Porque ambas cosas cohabitan en mí
Y como siempre me encuentro de frente con la realidad y la fragilidad del ser humano. Nuestros ideales hablan del amor universal, pero el egoísmo campea por doquier; apostamos por la no violencia en la resolución de los conflictos cotidianos, pero la violencia y la venganza es la respuesta más rápida que se nos ocurre; y se nos llena la boca de la palabra paz en nuestras conversaciones, pero la televisión nos está informando, continuamente, de las guerras que aún existen.
Crear la cultura de la paz y la no violencia no es fácil. Y sin embargo nos 'jugamos' en la educación de cada persona, empezando en la infancia, la creación de un futuro en el que la justicia y la paz favorezcan el mundo mejor que todos soñamos.
Es frecuente que, en clase, dos alumnos se peleen por un bolígrafo o un borrador. Claro lo del boli es la excusa, porque 'el vaso' estaba lleno de otros 'ingredientes'. El acoso escolar está con mucha frecuencia en los medios de comunicación social.
Pero los alumnos son también hijos de unas familias y vecinos de un barrio. Y sabemos del maltrato intrafamiliar, conocemos de la violencia callejera, por no hablar de las agresiones y venganzas de todo tipo.
¡Cuidado! Que no estoy refiriéndome a los sectores marginados y pobres. Porque 'los ricos también lloran'. Son los ricos, los políticos y otros personajes influyentes los que generan las guerras y los conflictos, aunque luego mandan al campo de batalla a los hijos de los vecinos...
Este mundo injusto que habitamos, tan desigual y con tantas diferencias, no ha surgido de la nada y menos de un grupito de personas: ¡No! Cada cual ponemos a lo largo de nuestra vida una o varias 'piedrecitas para hacer la montaña'. La montaña del egoísmo, del odio, de la venganza y el rencor, del '0jo por 0jo y diente por diente', de las agresiones, de los asesinatos, de las violaciones, de los maltratos,...
Pienso que todo esto no se arregla en las aulas. La escuela tiene el privilegio de educar y tiene que estar a la altura de lo que se espera de ella. Pero la primera educadora es la familia y tiene que decir mucho más. Y otras instituciones como las religiones, las distintas asociaciones -formadas por personas- también tienen que hacer su aportación y no digamos los políticos (de todos los colores) personas públicas que tenían que ser los verdaderos modelos de convivencia y respeto, que por eso les hemos elegido,...
Por cierto, el 30 de enero de 1948, asesinaron a Mahatma Gandhi, considerado el apóstol de la no violencia y reconocido líder espiritual de la India. Aunque nunca le dieron el nobel de la paz, ese día escolar de la no violencia y la paz se celebra desde 1964, y está reconocido por la ONU desde 1993. Es el mejor homenaje que podemos hacer por este hombre que tanto bien ha hecho por la humanidad. Termino con sus palabras:
Pienso hablar con cierta alegría de mis experiencias de tipo espiritual. Soy el único que las conoce y de ellas es de donde he sacado la energía que me anima en la acción política... Cuanto más medito en mi pasado, más claramente percibo mis limitaciones. El fin que me propongo alcanzar, cueste lo que cueste, desde hace unos treinta años, responde a la palabra moksha. Se trata del cumplimiento de uno mismo, con la visión de Dios cara a cara. A este fin tiendo con todo mi ser, por medio de mi vida y de mis actos. Todo converge a ello: mis palabras, mis escritos y todas mis empresas en el terreno político. Pues bien, yo siempre he estado convencido de que lo que puede uno de nosotros lo pueden todos los demás".