BARRIADA DE BELÉN - IQUITOS - PERÚ

BARRIADA DE BELÉN - IQUITOS - PERÚ
UN MINUTO DE FILOSOFÍA: "ANTE LA POBREZA LA ÚNICA PREGUNTA ES... ¿ME QUEDO CON LOS BRAZOS CRUZADOS O ECHO UNA MANO?"

domingo, 15 de octubre de 2017

¿HAY RELACIÓN ENTRE LA POBREZA Y LAS FAMILIAS MULTIPROBLEMÁTICAS?



El Día Mundial de Rechazo a la Miseria tiene un origen. Desde que el 17 de octubre de 1987, el fundador del movimiento Cuarto Mundo, Joseph Wresinski, reunió a 100.000 personas en la plaza del Trocadero en París para rendir homenaje a las víctimas de la miseria, esta fecha se convirtió en una ocasión para escuchar a los más pobres y para que cada ciudadano pueda afirmar su compromiso de unirse a ellos para acabar con la extrema pobreza.
NO QUERÍA QUE PASARA DESAPERCIBIDA ESTA FECHA DEL 17 DE OCTUBRE,  ¡UN DÍA DEDICADO A LOS POBRES!
Pero como pobres hay muchos ya se encargarán de recordarlo, TODO EL DÍA, en los medios de comunicación social con sus diferentes estadísticas e imágenes conmovedoras, me quiero dedicar, HOY, a una de las pobrezas más notorias: "TAN POBRE, TAN POBRE, QUE NO TIENE NI FAMIIA".
Bueno y si la tiene mejor que no la tuviera. Por eso hablamos de "FAMILIAS MULTIPROBLEMÁTICAS". Las conocí más de cerca en un Centro Residencial Básico para Menores. Me di cuenta de que educar a esos chavales implicaba conocer a sus familias; y al acercarme a ellas conocí un mundo real que antes me sonaba, solamente, a noticias periodísticas. Por eso merece la pena que nos acordemos de los millones de pobres que en el mundo existen y de forma especial de los que viven en una situación familiar tan crítica y problemática. Honremos a los niños y niñas que se encuentra en esta lamentable situación:
Sus familias se caracterizan por los numerosos problemas que han ido acumulando durante generaciones y generaciones y les resulta dificilísimo desprenderse de ellos, entre otras cosas, por la falta de habilidades y de recursos propios para afrontarlos. Cuando se presenta la ocasión, solemos recordar, por analogía, que muchos médicos son hijos de padres médicos, y muchos abogados han tenido por padres a abogados, o muchos campesinos son hijos de padres campesinos, o… Pues eso, muchos de nuestros adolescentes tienen padres que han pasado por lo que ellos están pasando ahora. Y es que cada generación pasa el relevo de su "carga" a la siguiente.
En general, sus progenitores han estado más centrados en la supervivencia que en el desarrollo de sus propias personas, y es que las necesidades primarias siguen siendo primordiales para ellos. Como ya decía anteriormente, todas estos modelos de conducta pasan de padres a hijos, pues los hijos siguen aprendiendo de sus padres; al igual que en la generalidad de cualquier familia, el modelaje procede de las personas mayores.
Por lo demás, las familias multiproblemáticas tienen, normalmente, bajo nivel social, con carencias culturales y económicas acentuadas. Esto no quita para que en algunas de escala social elevada, se pueda dar también una situación de bastante desorganización en la vida familiar. No obstante, las condiciones de vida de aquéllas, son espejo fiel de la desestructuración familiar: la precariedad en muchos ámbitos, la promiscuidad y la falta de condiciones higiénicas mínimas…
Algunos de los rasgos que caracterizan a las FAMILIAS MULTIPROBLEMÁTICAS serían los siguientes:
§  Padres y madres que son pobres y no pueden mantener dignamente a sus hijos.
§  Padres y madres que maltratan a sus hijos.
§  Padres y madres que abusan sexualmente de sus hijos.
§  Padres y madres que abusan sicológicamente de sus hijos.
§  Padres y madres que explotan de alguna forma a sus hijos.
§  Padres y madres que son negligentes, por lo que se desentienden en el cuidado de sus hijos.
§  Madre maltratada y que huye con sus hijos.
§  Padres y madres que abandonan a sus hijos.
§  El padre se ha marchado y ha dejado a la madre con los hijos.
§  La madre se ha ido y a dejado al padre con los hijos.
§  Padres alcohólicos y madres prostitutas.
§  Padres y madres que están en la cárcel por el tema de las drogas.
§  Progenitores en paro forzoso o que no quieren trabajar pero que viven de los ‘trapicheos’
§  Y, atención, que también hay familias ricas que participan de dichos problemas de muchos más.
A nadie se le oculta que, si esa es la situación familiar, los hijos están afectados por esta realidad y, aunque no quisieran, la influencia de la familia les hace ser de una manera determinada. Con esta manera de ser, estamos familiarizados y también estamos acostumbrados a ver, chavales, en nuestros Centros educativos. Termino con una frase que le oí decir a una madre de su propio hijo: “Dicen que ese es mi hijo”. Ya te puedes imaginar las relaciones que pueden darse entre madre e hijo.

domingo, 8 de octubre de 2017

DE LOS SUEÑOS Y UTOPÍAS DE LA NUEVA HUMANIDAD



Los romanos, lo tenían muy claro y hablaban de los bárbaros como seres inferiores, casi salvajes... Parecería que los romanos habían llegado al grado sumo de la civilización, ellos, herederos de los griegos, sí estaban civilizados. Ya sabemos cómo se disolvió el imperio.
Con los franceses y su revolución de finales del XVIII, se creyó que estábamos en los umbrales de la liberación humana: el Antiguo Régimen había fracasado. Al grito de libertad, igualdad y fraternidad se abrían las puertas de la ilustración, etapa definitiva de la historia. No pasaron 40 años y volvían las aguas a su cauce. No obstante de aquellos "polvos" nos vino, ¡ahora sí! la liberación final: la revolución rusa de 1917. Era la solución esperada desde los albores de la humanidad ¡qué ciegos!, con el comunismo y su sociedad sin clases, llegaría la humanidad a la plenitud. Bastaron 70 años para que con la caída del muro de Berlín, se disolviera y desmitificara el paraíso terrenal que nos vendría con el socialismo real.
Total que con tantas revoluciones hemos conseguido muchas guerras, muchos muertos, muchos  fracasos y pocos cambios (digo pocos) porque ciertamente creo que con tales revoluciones la humanidad ha progresado y, sin ellas, me sigo reafirmando, la conciencia que tenemos actualmente de la historia y de la misma humanidad, no sería la misma.
Pero sigue pendiente la verdadera revolución. La revolución que llamo humanista. La revolución que humaniza al ser humano. Me uno a las muchas personas, creencias, movimientos sociales,... que creen en el ser humano, que creen en las personas, en cada hombre y cada mujer, como sujetos portadores de dignidad y derechos/deberes, que les hacen libres, iguales, fraternales y, por eso mismo, solidarios, pacíficos, tolerantes, respetuosos con los otros y dialogantes hasta la misma extenuación, si fuera necesario.
La situación actual nos pone de manifiesto y con toda crudeza, la realidad de siempre: Ricos y pobres, guerras, hambre, inmigración,... La sociedad del bienestar social sigue siendo el privilegio de unos pocos, mientras que una inmensa mayoría se ha quedado a las puertas y, bastantes seres humanos, ni si quiera vislumbran "las torres más altas de la ciudad".
Si las revoluciones que hemos tenido en la historia han fracasado, simplemente es, a mi modo de entender, porque tales revoluciones no han estado bien planteadas. La igualdad, la fraternidad y la libertad, no se imponen a la fuerza. No se matan a millones de personas para que se hagan realidad... ¡ahí tenemos la historia!
Buda, Confucio, Jesús, Ghandi, Teresa de Calcuta,... y tantas mujeres y hombres que ni siquiera la historia les ha dado un nombre, han creído en otra revolución: la que parte del interior de la misma persona.

La revolución empieza por uno mismo: la única "violencia" que se acepta en esta revolución, es la que ejerce en su ser más íntimo cada persona... cuando se esfuerza cada mañana en ser más ella misma, cuando intenta superar sus contradicciones, cuando se perdona, se acepta tal y como es, cuando partiendo de su fragilidad entiende la fragilidad de los demás, cuando disfrutando de sus cualidades y valores se alegra de los valores y cualidades de los demás, cuando ofrece sus manos para dar y recibir... entonces el perdón, la superación, el amor, la entrega, la misericordia, la paz, la amistad aparecen como pequeños retos cotidianos que nos van humanizando, nos van configurando como personas, como hombres y mujeres en libertad, igualdad y fraternidad.

Jesús de Nazaret, al iniciar su misión, lo único claro que proclama es "Convertíos y creed en la Buena noticia". Aquí está el germen de la Nueva Humanidad. El asunto de los sueños y utopías empiezan por mi y por ti.

domingo, 1 de octubre de 2017

DE LOS REVESES Y CONTRARIEDADES QUE TE DA LA VIDA



Suelen llegar sin haberles llamado. En algunas ocasiones, sí se ha preparado el terreno. En cualquiera de los casos son un fastidio. A uno le gustaría que la vida le fuese normal, sin muchos sobresaltos. Los problemillas, de la vida ordinaria, sabemos que están en el "guión". Pero aquí estamos hablando de aquellos sucesos que nos desbordan, que son verdaderos contratiempos o desgracias. Vamos, que terminan alterando nuestras vidas.
Estas son algunas de las situaciones difíciles: La muerte de un familiar cercano; quedarse en paro o bajar de categoría laboral, en lo que supone de reconocimiento. La ruptura de la pareja que termina en divorcio, con las inevitables consecuencias para todos los miembros de la familia, en especial los hijos. La mala suerte de sufrir el maltrato y el abuso intrafamiliar. El accidente que te deja en la silla de ruedas 'y tú solo pasabas por allí'. El cáncer que te va consumiendo la vida. El fracaso de la empresa en la que se habían puesto tantas esperanzas. La amistad que se pierde por un mal entendido. La crisis que nos viene, por esto o por aquello, y termina en depresión,...
Cuando te ocurren estas cosas, empiezas a darle vueltas al "coco" y se te va oscureciendo el horizonte hasta casi hundirte. Muchos te dirán, para consolarte, que hay cosas peores o, tal vez, que no hay mal que cien años dure. Pero ellos, no están pasando por el problema, no tienen el trauma que tú estás experimentando. El túnel se te hace muy largo y no sabes bien, si va a tener salida. La verdad es que se pasa mal. Pero hay salida.
A los que tienen una corta edad, esto puede ser un terremoto que les descoloca para toda la vida. Pero para eso estamos los adultos que les acompañamos. Conozco a personas que siguen con el psicólogo, por las secuelas que les dejó, tal o cual contrariedad, que tuvieron. Y también, conozco a personas que, tras los 'primeros traspiés', decidieron levantarse de su postración y retomar la vida con ilusión, aunque les costase 'sudor y sangre'.
En todos estos asuntos de los reveses de la vida, es muy importante recordar los momentos en los que las cosas te iban bien. Retomar los hábitos que te hacían la vida más llevadera y agradable, aunque en un primer momento, no les veas sentido; y apoyarte en la persona, de confianza, que nunca te ha abandonado. Y, sobre todo, retomar el protagonismo en tu vida.
Ayuda mucho, también, tener un ideal en tu vida, disponer de un proyecto, tener un horizonte por el que vivir, y cuando te lleguen estos reveses, experimentarás que después de la "tempestad viene la calma". Lo cual no te evitará el sufrimiento y el dolor por la situación inesperada que ha llamado a tu puerta.
En todo caso, mejor mirar de frente que 'torcer o bajar' la cabeza. Y menos quedarse en el sitio y resignatrse a la situación.

domingo, 24 de septiembre de 2017

¿QUE HÁCER CON HIJOS Y ALUMNOS COMO RICHAR?



Hola, colegas:

Me llamo Richar y tengo 15 años. Me gusta bivir a mi vola.
Ya estoy cansado de que me digan lo que tengo que acer: los familiares, maestros, amigos,... no le dejan a uno tranquilo.
Bueno, con mis colegas es otra cosa.
Con ellos si que estoy davuten, o por si no lo entiendes de ‘PM’.
Me gusta la ropa guapa y que no me falte la vuena comida.
No me gusta ir a clase. Es un rollo. Además como soy mu grande me da lache hestar con otros niñatos más pequeños que yo. De mi no se rie nadie. Con lo bien que se está en la calle, sin haser na, hablando con los colegas. Fumando o vebiendo, da lo mismo, aunque un buen porrito cae mubien al cuerpo.
Yo con tener una cama pa dormir y una nebera pa ir comiendo, pues, la verdad, es que uno no nesesita nada más.
Eso sí hay que estar guapos y ‘chachis’ pa las payas. Las chicas, ya se save pa lo que están, hechar un rato con ellas y luego que no te compliquen mucho la vida. Oye, que ya tiene uno problemas pa que encima te calienten la cabesa.
Como voy a cumplir 16 tacos,  me dicen mis viejos que si no quiero estudiar, pues, que me ponga a currar. Desde luego no tienen corazón, ya tan joven y quieren que me ponga a trabajar. Digo yo que abrá que bivir la vida, que ya nos aremos mallores. Si yo pido mu poco, que me den dinero pal finde, que no me muera de ambre, una cama pa cuando regrese de mis juergas y ¡ya está! Pero si no me meto con nadie.
Luego vienen mis viejos, y me disen que colabore en la casa, que hayude a mi padre en el taller, o sea, que están empeñaos en explotarme. No entienden que todavía soi un niño. Les voy a tener que explicar que todas las personas tenemos derechos y que yo también los tengo. Es que no se enteran.
En fin ya os seguiré contando otro día.
Un abrazo y hasta luego. Richar.

Cuando uno se encuentra con estos chavales, entonces se pregunta ¿Cómo han llegado a esta situación?
Pienso que las causas pueden estar en la familia, en la escuela y en la misma sociedad, aunque no por partes iguales.
Ahora bien ¿Cómo intervenir en la familia y en la escuela para reeducarle?

domingo, 17 de septiembre de 2017

EL ABC DEL CRISTIANISMO: AMOR, BIENAVENTURANZAS Y COMENSALÍA

A veces va buscando uno la simplicidad de las cosas. No tanto para explicársela a los demás, cuanto pare tener las ideas claras uno mismo. Un día, esperando en la cita del médico y mirando el panel para ver cuando salía mi número, se me ocurrió que el cristianismo podría explicarlo a través de estas tres palabras: el Amor, las Bienaventuranzas y la Comensalía. Esta última, no suena tanto, pero a mi modo de entender es fundamental. Veamos:
EL AMOR: Qué voy a decir del amor que no sepamos. Parece que es lo más obvio y, sin embargo, qué difícil es amar. En especial cuando hay que amar a Dios y al Prójimo como a Uno mismo. Ya decía san Juan, en la primera de sus cartas, que es mentiroso el que dice amar a Dios, pero no ama al prójimo -al que ve (huele, toca, habla, ayuda, grita, se roza,...) -.
Claro que es fácil amar al que te ama, porque te corresponde. Ahora bien, amar al enemigo, al que te odia, al que te insulta, al que te hace la vida imposible,... Esto es otro asunto. Pero, justo, este asunto es el distintivo de los cristianos. Amando a los enemigos estamos siendo, ante el mundo, signos y testigos de que el amor de Dios es posible. No olvidemos de que Dios es amor.
Y si pasamos al amor a uno mismo, no te digo nada. Lo del crecimiento personal, aceptarse como uno es, descubrir las riquezas y miserias que se tienen, levantarse cuando uno se cae, la honestidad, la coherencia, el ejercicio de la libertad y la responsabilidad,... ¡ahí es ná, lo de amarse asimismo! 
LAS BIENAVENTURANZAS: Nos dicen los teólogos que constituyen el mensaje del Reino anunciado por Jesús de Nazaret. Aún más, que nos definen su identidad. Si tuviéramos que presentar a Jesús, las bienaventuranzas serían las claves y rasgos de su persona. A mí me encantan las bienaventuranzas. Todos los días las recito para ver si las hago mías.  Por algo se empieza.
Cuando hablamos de cambiar el mundo, cuando proclamamos la justicia y los derechos humanos; cuando pedimos por la paz y rechazamos todas las violencias; cuando apostamos por los pobres, excluidos y marginados; cuando denunciamos a los agentes del mal que deshumanizan y matan al ser humano; cuando nos comprometemos a ser signos del Dios Padre y Madre en este mundo, que quiere a sus hijos con ternura y misericordia, entonces y solo entonces, las bienaventuranzas se están haciendo presentes en nuestro mundo.
LA COMENSALÍA: Cada día que pasa me encanta más esta palabra. Se relaciona con casa, mesa, familia, comida, fiesta, convivencia, alegría, confianza, amistad,… Se han preguntado, por qué  a Jesús le llamaban ‘comilón y bebedor’, pues, hagan el ejercicio de buscar la respuesta. Es curioso y significativo, que muchas de sus acciones, conversaciones importantes, milagros, se hiciesen en el contexto de la comida. Algo quería comunicarnos con su ejemplo.
La experiencia me dice, que muchos problemas y dificultades se diluyen y desaparecen cuando se está alrededor de una mesa. Pero dicho en positivo, si nos fijamos, en los momentos más importantes de nuestra vida, la comida, es la condición indispensable para celebrar plenamente dichos acontecimientos. Nacimiento, mayoría de edad, cumpleaños, fiestas, aniversarios. En las comensalías sacamos lo mejor de nosotros mismos y celebramos juntos la vida. Porqué será que en ‘en la fracción del pan’ conocieron a Jesús resucitado.


Los cristianos tenemos mucho por hacer por la fraternidad de la familia humana, la familia de Dios.